Nosotros

Greenprint es guiado por un conjunto de valores fundamentales:

Ganar-Ganar:

Practicamos la filosofía “ganar-ganar” en los programas elaborados para garantizar que ambas partes ganen, “nuestros clientes y los stakeholders”, enfocando los programas y compromisos en una relación a largo plazo, por lo que nuestras propuestas crearán confianza de los stakeholders hacia nuestros clientes, ya que la confianza solo puede ganarse con empatía, haciendo que los programas del cliente se centren en las necesidades de los stakeholders a la vez que estas necesidades sean objetivos de nuestros clientes. Si los programas y proyectos generan confianza en los stakeholders, éstos serán la fuerza y pilares del éxito de nuestros clientes, siendo el resultado promotor de unas buenas relaciones con las comunidades y autoridades fiscalizadoras.

   
Implicación:

Acompañamos y nos involucramos junto con nuestros clientes en la implantación de las mejoras con un alto nivel de servicio y oportuna capacidad de respuesta.

   
Experiencia:

Ponemos a disposición de nuestros clientes los conocimientos y experiencia del equipo de profesionales de GREENPRINT para dar valor agregado al servicio brindado.

   
Ético:

La defensa de los más altos estándares éticos y de integridad personal, respetando la seguridad y salud en todos los servicios a los clientes, empleados y otras partes interesadas. Nuestro compromiso es crecer, haciendo crecer a nuestra gente a nivel profesional y personal, donde todos ganen, empresario, consultor y clientes.

   
Ecológico:

Nuestros profesionales analizan de manera íntegra todos los aspectos ambientales y proponen al cliente programas innovadores de manejo con tecnologías limpias accesibles al cliente que aseguran una huella verde sostenible en el tiempo, siendo empático con la visión de GREENPRINT. Nuestros planes de manejo ambiental y social promueven prácticas amigables con el medio ambiente, coordinando con nuestros clientes posibles mejoras en la eficiencia energética y sus emisiones de gases de la contaminación y el efecto invernadero, en la optimización del uso del agua, en la protección del suelo, en el manejo de residuos, etc, lo que ayuda a lograr mayor rentabilidad ambiental en el corto, mediano y largo plazo al disminuir la cantidad de dinero que gastará en costos ambientales, obteniendo mejores resultados en el cumplimiento de la normatividad ambiental.